Inicio Quiénes somos Colectivo Coordinadora Antifascista de Madrid
Coordinadora Antifascista de Madrid

ImageLa Coordinadora Antifascista de Madrid es un espacio de confluencia de distintas organizaciones anticapitalistas que unifican sus esfuerzos para combatir de manera eficaz el fascismo institucional heredado del régimen franquista, la oligarquía financiera que lo sustenta y la actividad reaccionaria neonazi que intenta obstaculizar nuestra labor revolucionaria.

Actualmente la Coordinadora Antifascista de Madrid está compuesta de las organizaciones que se detallan a continuación.

Para entender las claves que dieron pie a la creación de la Coordinadora Antifascista de Madrid hay que remontarse hasta finales de los años 80, el siguiente artículo de noviembre de 1988 del boletín Molotov es un testimonio válido:

El fin de semana del 18, 19 y 20 de noviembre de 1988 la extrema derecha convoca concentraciones a nivel nacional en Madrid. Distribuidos en bandas, el viernes y sábado se dedicaron a dar palizas al que se les ponía por delante. En Argüelles y Malasaña marcaron con navajas sobre la gente cruces gamadas y las iniciales GAL. Además asaltaron un garito gai en Chueca, donde se apedrearon a los clientes y destrozaron el local.

El domingo hubo 5 concentraciones de corte fascista. Los puestos de la basca maja del Rastro, que se olían la movida fueron preparados para defenderse. Primero curraron a dos exploradores neo-nazis y después pusieron en fuga a unos 15 cabezas rapadas que venían a currarles. Pero a las 2 de la tarde, finalizada la concentración de los neonazis (Vanguardia Nacional Revolucionaria en Chamberí), unos 20 fascistas volvieron a atacar los puestos. El personal pillado por sorpresa salió por patas. Recuperados rápidamente del susto, se lió una pelea. El balance fue: los nazis abrieron 3 cabezas y destrozaron 3 puestos (AFAPP, CNT-AIT, PCPE) y la basca apaleó a 8 fascistas. Cuando los atacantes se piraron, llegaron los pitufos y se lió otra vez entre los puestos y las fuerzas represivas. 3 municipales se fueron con la cabeza abierta y la basca recibió de lo suyo. Los municipales sacaron varias veces las pistolas y detuvieron a uno de los defensores del rastro que fue puesto en libertad a la 1.30. Varios nazis fueron detenidos pero en seguida liberados de nuevo, sólo uno fue llevado a la comisaría porque sino la gente se lo cepilla.

La primera reacción de urgencia que suponen los choques en la calle con los fascistas da paso a la creación de la Coordinadora Antifascista de Madrid, impulsada por colectivos autónomos junto a pequeños grupos y partidos de la izquierda radical. Los años siguientes a 1988 se convocarían concentraciones en torno al 20 de noviembre en Tirso de Molina para la autodefensa de los puestos políticos ante la posibilidad de ataques por parte de los grupos nazis.

Se comienza a trabajar con asociaciones de inmigrantes marroquíes (AEME) y dominicanos (AIDE). En el invierno de 1992 AIDE avisa que las agresiones racistas comienzan a multiplicarse en Aravaca, pueblo de grandes barrios residenciales en los que trabajan inmigrantes dominican@s en el servicio doméstico. Ante esta situación, la Coordinadora Antifascista de Madrid convoca a todas las organizaciones de izquierda (hasta PSOE y UGT, pasando por CCOO y PCE) a preparar una gran manifestación antirracista el 20 de noviembre. Las grandes organizaciones se descuelgan, pues a su juicio los grupos fascistas no suponen un peligro real. El 13 de noviembre de 1992, un comando de Bases Autónomas, entre los que se encuentra un Guardia Civil asaltan en Aravaca la infravivienda de la inmigrante dominicana Lucrecia Pérez y la asesinan a tiros.

Tras la primera concentración antirracista al día siguiente en Aravaca, los sindicatos mayoritarios y todos los partidos parlamentarios, incluido el PP, convocan una manifestación silenciosa el sábado 21 de noviembre. En esta movilización, en la que participan unas diez mil personas, la Coordinadora Antifascista acude en bloque con la mayoría de las asociaciones de inmigrantes y consigue que a pesar de la convocatoria silenciosa, una parte importante de la manifestación grite contra la Ley de Extranjería.

Al día siguiente, el domingo 22 de noviembre de 1992, 7.000 personas acuden a la manifestación convocada por la Coordinadora Antifascista de Madrid contra el racismo, la Ley de Extranjería y las agresiones fascistas que recorrió la calle Atocha hasta la Plaza de Tirso de Molina.

Desde ahí hasta nuestros días.

ORGANÍZATE Y LUCHA